Los dientes natales son aquellos que están presentes en los bebés desde el momento de nacimiento. La diferencia con los dientes neonatales es que éstos aparecen durante las primeras semanas de vida, sin embargo, ambos pueden causar ciertos trastornos en la alimentación, ya que es común que lastimen el pezón de la madre. También pueden ser causa de ulceraciones en la lengua (enfermedad de Riga-Fede) y en casos más graves, pueden ser aspirados por el mismo bebé, ya que por lo general tienen mucha movilidad y no cuentan con raíz.

Estos dientes en realidad son anomalías poco frecuentes en los recién nacidos, que deben ser vigiladas cuando son detectadas, para evitar complicaciones. Por lo general, brotan en la encía inferior, justo en el lugar donde van a surgir los dientes centrales.


Es común que los dientes natales se extraigan poco después del nacimiento en el mismo hospital, para evitar que sean bronco aspirados.


Se quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: agsortodoncia@gmail.com